domingo, 14 de marzo de 2010

PERFIL SOCIODEMOGRAFICO

GRUPOS ÉTNICOS
Para 1995, el Conteo de Población y Vivienda del INEGI, registró en Jalisco una población que habla alguna lengua indígena de 21927 personas que pertenecen a 57 diferentes etnias. Este grupo representa al 0.4% de la población total del estado, ocupando el 27º lugar en el país.

Aunque sólo existen dos grupos indígenas autóctonos de la entidad (el huichol y el nahua), son más de 50 los grupos indígenas que han emigrado desde sus lugares de origen para asentarse en territorio jalisciense.

Los grupos étnicos más representativos en Jalisco, son los siguientes:


La etnia que predomina es la de los huicholes, siguen en orden de importancia los nahuas y purépechas.



Los huicholes habitan en los municipios de Mezquitic y Bolaños, al norte del estado. En territorio jalisciense se encuentran 4 de los cinco centros ceremoniales en donde se instalan los gobiernos tradicionales: San Andrés Cohamiata, Santa Catarina Cuexcomatitlán, San Sebastián Teponahuaxtlán y Tuxpan de Bolaños; el quinto, Guadalupe Ocotán se encuentra en Nayarit.
Los municipios jaliscienses donde se asienta la mayor población indígena son:

Además de los municipios que históricamente constituyen el asentamiento del pueblo huichol (Mezquitic y Bolaños); los municipios que albergan una cantidad considerable de población indígena son los centros urbanos más importantes de la entidad: Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque, Puerto Vallarta, Tonalá y El Salto.

Lo anterior se explica en que la población que ha inmigrado al estado en busca seguramente mayores oportunidades de trabajo.

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, en el estado habitan un total de 42,372 personas que hablan alguna lengua indígena.


EVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA

Para 1995, el Conteo de Población y Vivienda del INEGI, registró una población de 5’ 991,176 habitantes en Jalisco, los cuales representan el 6.6% de la población total del país.

La población de la entidad se ha quintuplicado en lo que va del siglo, al pasar de 1.154 millones en 1900 a casi 6 millones en 1995; colocándose entre las entidades más pobladas del país.

Fuente: Jalisco. Conteo de Población y Vivienda, 1995. Perfil Sociodemográfico. INEGI, 1997 Jalisco Demográfico. Breviario 1985, Consejo Nacional de Población, Consejo de Población del Estado de Jalisco, 1985.

La tasa media anual de crecimiento es un claro indicador de la evolución demográfica registrada en Jalisco en las últimas décadas. En el período 1950-1960, la tasa media anual de crecimiento fue de 3.41%, y en la década siguiente fue de 3.15%. En los siguientes veinte años (1970-1990) se registró una tasa media de crecimiento promedio anual de 2.4%; y en el quinquenio 1990-1995 el índice registrado es de 2.2%, lo que ubica a Jalisco en el 16º lugar a nivel nacional.

Para 1995, la estructura de la población jalisciense comprende una gran proporción de jóvenes y un reducido porcentaje de personas de más de 65 años. En efecto, el 35.6% de la población es menor de quince años; el 59.1% se encuentra en un rango de edad entre los 15 y los 64 años; y, en un pequeño porcentaje, de apenas un 5.0%, se registra a los habitantes de 65 años y más. La edad mediana es de 21 años.

En 1995, la distribución de la población por sexos señala un porcentaje ligeramente mayor de mujeres, representadas por el 51.2% de la población y los hombres por el 48.8%.

La densidad de población en Jalisco, para 1995, es de 75 habitantes por kilómetro cuadrado, que lo coloca en el 12º lugar a nivel nacional.
En el estado de Jalisco el proceso demográfico se explica por el comportamiento de varios fenómenos demográficos como son: los flujos migratorios, los índices de fertilidad y mortalidad.
La situación demográfica estatal presenta las siguientes particularidades:

Mortalidad: La mortalidad ha descendido en forma continua, así de ocurrir 11.79 defunciones anuales por cada mil habitantes en 1960, se pasa a 10.22 en 1970 y a 6.54 en 1980; para llegar, en 1995, a una tasa de mortalidad de 4.9 defunciones por cada mil habitantes.

Entre los elementos más importantes del aumento de la sobrevivencia están: el aumento de la esperanza de vida y la disminución de la mortalidad infantil.

Respecto al primer factor, se observa que mientras en la década de 1950 el promedio de vida al nacer era de 50 años para 1995, la esperanza de vida al nacer es de 73.4 años. Este índice ubica a Jalisco en el 6º lugar a nivel nacional.

En cuanto a la disminución de la mortalidad infantil, se puede mencionar que mientras que en 1950, 126 de cada mil niños nacidos vivos fallecían antes de cumplir el año de edad; para 1995, este indicador disminuyó a 17 por cada mil.

Fecundidad: La tasa global de fecundidad ha evolucionado en los últimos 25 años: en 1970 este indicador era de 6.8 hijos; en 1980 disminuyó a 5.4; en 1991, era de 3.9 hijos; y para 1995 fue de 3.1 hijos por mujer.

Migración: La migración es un componente demográfico de importante incidencia en la dinámica de población de la entidad. En 1995, el 22.5% de la población de Jalisco no era nativa del estado.

En 1990, se encontró que de la población inmigrante a la entidad el 73.3% se ubicó en la Zona Metropolitana de Guadalajara (Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá); y el 26.7% en el resto del estado, siendo los principales polos de atracción los municipios de Puerto Vallarta (4.3%) y Lagos de Moreno (1.3%).

Los principales estados de origen de los inmigrantes fueron Distrito Federal, Michoacán y Zacatecas.

En el período 1989-1992, el estado de Jalisco presentó un importante índice de población migrante internacional de 4.13% que lo ubica en el 7º lugar nacional; con este porcentaje rebasa al promedio nacional que era de 2.3% en ese período.

En 1995, el renglón migratorio presentó los siguientes índices:

Distribución Territorial de la Población
De la población total registrada en Jalisco para 1995, el 83.2% habitaba en localidades urbanas y 16.8% en rurales.

El 54.7% de la población vive en los municipios que integran la Zona Metropolitana de Guadalajara (Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá).

Los más poblados son los municipios de Guadalajara con 1.6 millones de habitantes y Zapopan con un poco menos de 1 millón de habitantes; siguen en importancia, Puerto Vallarta con casi 150 mil habitantes que representan el 2.5% de la población total del estado; Lagos de Moreno con el 2.1% (125 mil); y Tepatitlán de Morelos con 1.8% (con cerca de 110 mil); en el resto de los municipios se concentra el 38.9% de la población total de Jalisco. En Tlajomulco de Zúñiga se tiene poco más 100 mil habitantes; y Zapotlán el Grande sobrepasa los 80 mil. En los 9 municipios mencionados se concentra el 64.2% de la población estatal.

los siguen Ocotlán con 78 128 habitantes; Arandas y El Salto tienen más de 70 mil; Ameca, La Barca, San Juan de los Lagos, Tala y Zapotlanejo rebasan los 50 mil habitantes; en un rango de los 40 a los 49 mil habitantes se encuentran Atotonilco el Alto, Autlán de Navarro, Tamazula de Gordiano, Chapala y Encarnación de Díaz.
Con más de 30 mil habitantes se encuentran: Ayotlán, Cihuatlán, Jocotepec, Poncitlán, Sayula, Teocaltiche, Tequila, Tomatlán y Tuxpan.

Un conjunto de 14 municipios alberga poblaciones de entre 20 y 29 mil habitantes (Casimiro Castillo, Cocula, Degollado, El Grullo, La Huerta, Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalostotitlán, Jesús María, Ojuelos de Jalisco, San Martín de Hidalgo, San Miguel el Alto, Yahualica de González Gallo, Zacoalco de Torres y Zapotiltic); 36 municipios tienen una población entre los 10 y 19 mil habitantes (Acatic, Acatlán de Juárez, Ahualulco de Mercado, Amatitán, El Arenal, Ayutla, Colotlán, Cuautitlán de García Barragán, Cuquío, Etzatlán, Gómez Farías, Ixtlahuacán del Río, Jamay, Jilotlán de los Dolores, Juanacatlán, Magdalena, Mascota, Mazamitla, Mezquitic, Pihuamo, Quitupan, San Gabriel, San Julián, Talpa de Allende, Tapalpa, Tecalitlán, Tecolotlán, Teocuitatlán de Corona, Tizapán el Alto, Tototlán, Unión de San Antonio, Unión de Tula, Villa Corona, Villa Hidalgo, Villa Purificación, Zapotlán del Rey).

Los restantes 43 municipios tienen menos de 10 mil habitantes (Amacueca, Atemajac de Brizuela, Atengo, Atenguillo, Atoyac, Bolaños, Cabo Corrientes, Cañadas de Obregón, Concepción de Buenos Aires, Cuautla, Chimaltitán, Chiquilistlán, Ejutla, Guachinango, Hostotipaquillo, Huejúcar, Huejuquilla el Alto, Juchitlán, El Limón, La Manzanilla de la Paz, Mexticacán, Mixtlán, San Cristóbal de la Barranca, San Diego de Alejandría, San Juanito de Escobedo, San Marcos, San Martín de Bolaños, San Sebastián del Oeste, Santa María del Oro, Santa María de los Angeles, Techaluta de Montenegro, Tenamaxtlán, Teuchitlán, Tolimán, Tonaya, Tonila, Totatiche, Tuxcacuesco, Tuxcueca, Valle de Guadalupe, Valle de Juárez, Villa Guerrero y Zapotitlán de Vadillo).
Los menos poblados son Ejutla, Cuautla y Santa María del Oro, con menos de 3 mil habitantes cada uno.

En cuanto al tamaño de las localidades, de las 12,021 localidades que integran el estado, éstas se agrupan en los siguientes rangos según su población total:

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, el estado cuenta con un total de 6,752,113 habitantes.
RELIGIÓN
Población de 5 años y más por religión según sexo, 1990.
La población de Jalisco, en cuanto a religión, se encuentra distribuida de la siguiente manera: el 96.50% es Católica; el 1.33% es Protestante o Evangélica; la religión Judaica suma un 0.04%; la población restante profesa otras religiones, algunas de ellas son: Mormones, quienes para 1990 contaban con 12,500 miembros; mientras que el 0.81% no profesa ninguna religión. Fuente: INEGI. Anuario Estadístico de los Estados Unidos Mexicanos. Edición 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada